Los contertulios. El origen de las religiones monoteístas

 

religiones monoteistasEscucha nuestro programa sobre “El origen de las religiones monoteístas”

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

¿Cuál sociedad propuso con éxito la primera religión monoteísta? No lo sabemos. Pero la más antigua, cuyos datos tenemos, fue la egipcia.

Es creíble que los inicios de cualquier religión antigua fueran politeístas, es decir, la asignación de un dios para cada fenómeno inexplicable. Convencer a una sociedad de que sólo había uno poseedor de todas las respuestas, seguramente no fue fácil. Éste es un breve relato de lo complicado que fue ese intento para el faraón Amenhotep IV.

Cuando el hijo de Amenhotep III era niño, observó cómo los sacerdotes de Amón tenían tanto poder como su padre. Después fue testigo de los intentos de su tutor por restarles poder, lo que logró en baja escala. Por otro lado, según algunos historiadores, cuando ascendió a Corregente en Tebas, dirigió la construcción de templos dedicados a Atón, en ese entonces un dios secundario, pero al cual su padre tenía preferencia por estar ligado a los mitos de la creación del mundo.

Su gran oportunidad llegó cuando el joven fue coronado Amenhotep IV. Se convirtió en el todopoderoso faraón. Apoyado por su bella esposa Nefertiti, por su suegro Ay y por el influyente sacerdote Meryra, el faraón dio inicio a una gran revolución espiritual.

Amenhotep empezó por cambiarse de nombre; ahora se llamaría Akhenatón (Ajenatón)*, es decir “favorable a Atón”. Se convirtió en el sumo sacerdote de la nueva religión. Construyó templos al nuevo y único dios, se armó de un ejército de escribas que relataría en papiros las maravillas y las bondades de Atón, el gran Dios del “Disco Solar”.

Es de suponer que los sacerdotes de Amón-Ra no coincidieran con esos afanes rebeldes. El joven faraón sufrió desprecios y conspiraciones, pero no cejó; incluso fundó una ciudad dedicada al dios y la llamó Ajet-atón. A su hijo lo nombró Tutankh-atón, aunque después fue renombrado como Tutankamon.

Llegó al grado de imponer el monoteísmo a las comunidades sometidas de Siria y Canaán, por lo que los pueblos semitas empezaron a practicar el monoteísmo egipcio desde aquellos tiempos.Hasta el arte en el Imperio cambió; dejó de ser tan monumental y se hizo más cercano a lo natural.

Empero, la aventura faraónica sólo duró 17 años. Terminó con la muerte de su autor. No se sabe cómo murió Akhenatón, pero en cuanto ello ocurrió, sus sucesores intentaron borrar todo vestigio de su “herejía” para regresar al sistema anterior.

Debo anotar que todo esto ocurrió hace más de 3 300 años. No hay duda que su proyecto fue realmente revolucionario para su época

 

No comments

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>